martes, 19 de septiembre de 2017

Aprendiendo a leer

En la facultad nos enseñan parte de este oficio que es ser médico, luego te sueltan al mundo real y haces lo que buenamente puedes.

Cuando te forman en la facultad te enseñan las enfermedades como si te enseñan a leer. Lo más divertido es que nos enseñan el oficio de la medicina como si leyeras manuales de instrucciones. Con índices, opciones, puntos clave, apartados y demás. Con todo esto tu puedes hacerte una idea aproximada de lo que supone tratar enfermedades. Luego van y te lanzan a la realidad.

La realidad es que tratas con personas no con enfermedades. Las personas distan mucho de poder ser leídos como un manual de instrucciones y se acercan más a la lectura de "La montaña mágica" de Thomas Mann. Andas perdido buscando índices, puntos clave y opción A,B y C y te encuentras con dialéctica pura y dura. ¿Nadie se da cuenta del salto sustancial que dejan a la mano de cada uno?

Entonces cuando aprendes a leer literatura, a partir que te han enseñado a leer manuales de instrucción, encuentras las preferencias de cada uno.

Todos tenemos libros que nos cuesta leer, por las razones que sean. Eso es como tratar con los pacientes. Hay pacientes que nos resulta fácil poderlos leer a unos mientras que a otros no. Hay libros que aunque resulte ameno poderlos leer, cuando los comentas parece que tienes visiones completamente diferente que a otros (sensación que recuerdo muy vivamente en la rotación de medicina interna) Hay libros que nos resulta desagradable leerlos , como hay pacientes con los que no nos entendemos.  Hay libros que nos cuestan las primeras páginas pero luego todo va como la seda, y eso pasa muchas veces con pacientes, que las primeras visitas resultas desmotivadoras porque no acabas de cogerles la dinámica, mientras que luego llega un día un momento en el que todo empieza a fluir.

Nuestro objetivo como médicos es poder llegar al mayor número de personas posible y poderlos ayudar en tanto que podamos. Así que tenemos que aprender a leer de todo, desde colecciones de cómo hacer ganchillo a teorías de física cuántica.

Hay aspectos de los médicos que son mal definidos como buenos o malos, cuando en realidad se refieren a que saben leer mejor o peor a determinado tipo de pacientes. Me pregunto cómo se podría mejorar eso, esa capacidad lectora de todos los tipos de pacientes, supongo que la respuesta es con la experiencia y seguir leyendo. Con la situación laboral actual encadenando contratos temporales, no sé si lo vamos a conseguir.




" Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee" Miguel de Unamuno 

No hay comentarios:

Publicar un comentario